A igualar la cancha: Nace la Bancada Feminista en el Congreso de Chile

Esta mañana las diputadas de las bancadas del PC, PS, PPD y PR conformaron la BancadaFeminista “Julieta Kirkwood”, instancia en la que además presentaron su primera iniciativa, un proyecto de ley que establece de forma permanente la Comisión de Mujeres y Equidad de Género.

En la ocasión, la diputada comunista Karol Cariola explicó que “Julieta Kirkwood es el nombre que le pusimos a nuestra Bancada Feminista, una de las mujeres chilenas que refundó el movimiento feminista en Chile, que durante la dictadura militar, en la lucha que dieron las mujeres en dictadura, acuñó el termino que la Democracia era para el país, en la casa y también en la cama. Nosotras  hoy día venimos a reivindicar que la lucha por los derechos de las mujeres en nuestro país no solo puede darse del ámbito político sino también de todos los espacios”.

La representante de la zona norte de la capital agregó que “no queremos ponernos por sobre los hombres, que son nuestros pares, sino que al contrario, queremos igualar la cancha, y en Chile no está igualada la cancha, eso lo sabemos, y por eso les presentamos un documento, un listado de proyectos que duermen durante años en el Parlamento, y que van en la línea de buscar mayor igualdad de derechos, como por ejemplo, igualar salarios entre hombres y mujeres, que es algo que aún no se logra”.

Cariola puntualizó que “nosotras reafirmamos la necesidad de que existan criterios paritarios dentro de las definiciones políticas de la conducción de la Cámara. En el período actual solo tuvimos una vicepresidente que fue Denise, y es una situación que no se puede repetir sobretodo en el contexto que tenemos más parlamentarias”,  planteó la parlamentaria.

Por su parte, la diputada Camila Vallejo (PC) recalcó la importancia de esta Bancada y dijo que “consideramos que es importante que en este Congreso exista una bancada que vele por la igualdad de derechos entre hombres y mujeres, que tenga perspectiva de género y que obviamente permita continuar empujando la agenda de género que se ha venido instalando en nuestro país y que creemos que tiene que ser reforzada”.

Vallejo, diputada por La Florida, señaló: “creamos un Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género, pero no hay una Comisión en el Congreso Nacional que pueda procesar los proyectos de ley que empuja este Ministerio, que sea una Comisión técnica abocada a estos temas. Actualmente todos los proyectos que refieren a género o hacia las mujeres y sus derechos sexuales y reproductivos, políticos, sociales y económicos se tramitan lamentablemente en la Comisión de Familia y Adulto Mayor”.

En la misma línea, la diputada socialista, Maya Fernández sostuvo que “no puede ser, que tengamos Mesa con Presidencia y Vicepresidencia de la Cámara, con representantes tan solo de diputados y no de diputadas. No puede ser que solo una mujer, como lo fue la diputada Denise Pascal, excelente por cierto, haya sido la única que haya conformado la instancia, en estos cuatro años, porque hemos trabajado de manera conjunta y presentado una serie de proyectos que no han avanzado y necesitamos progresar en igualdad y en equidad”, recalcó.

La diputada Denise Pascal (PS) recordó que “cuando se logró la creación de la Comisión de Familia fue porque no pudimos hacer la Comisión de la Mujer y le dimos otro nombre, buscando una solución. Por primera vez en la historia, la Unión Interparlamentaria Mundial, tendrá una mujer como presidenta, y eso se logró por la unidad entre nosotras. Quiero destacar que la Bancada Feminista ya fue creada hace 12 años con María Antonieta Saa y se fue diluyendo, porque los hombres mandan y por eso hay que hacer fuerza, no mirando el color del partido, sino la unión de las mujeres en la mirada de la equidad de género e integrando a los hombres. Es la única manera de salir adelante”, puntualizó Pascal.

Del mismo modo, la diputada Daniella Cicardini (PS), opinó que la constitución de esta Bancada “nace también de la necesidad de defender logros como la posibilidad de poder decidir ante situaciones extremas como un embarazo no viable cuando está en peligro la vida de la madre o en caso de violación; entonces, cuando viene un gobierno que ha puesto en cuestión esta lucha que nos costó tanto, también hace que nos unamos y por ello la necesidad de crear esta comisión, coherente con la creación del Ministerio de la Mujer y Equidad de Género”, espetó.

Asimismo, la diputada por Chiloé, Jenny Álvarez (PS), expresó que “a pesar que fuimos solo 19 representantes mujeres en este periodo, hemos dado una importante lucha y en ese sentido, recalco que tras el cambio del binominal, logramos actualmente un 40 por ciento de representatividad y eso es gracias a lucha conjunta. Estamos capacitadas para ejercer cualquier cargo dentro de las mesas y comisiones y desde esta Bancada Feminista haremos fuerza común para abrir espacios”.

En tanto, la Jefa de la Bancada de Diputados del PPD, Loreto Carvajal, sostuvo que “la bancadaresponde al fracaso que ha habido en las políticas públicas, y en la legislación respecto a cómo garantizamos los derechos de las mujeres en todo su contexto; de cómo enfrentamos los altos números de femicidio, de violencia no sólo en los hogares sino también en las calles; de la violencia política que nadie se hace cargo, y cuando vemos que hay mucha relación de  indefensión respecto a las mujeres en el mundo laboral incluso en instituciones del gobierno y del Estado”.
La diputada Cristina Girardi (PPD) agregó que “más del 50% de la población de este país y yo diría del mundo creemos que es importante que los temas de las mujeres tengan un espacio donde se discutan, ya que actualmente sólo se ha circunscrito a la mujer al espacio doméstico, nunca al espacio público.  Y eso es algo que  claramente tenemos que cambiar”, declaró la legisladora.

Finalmente, la diputada Marcela Hernando (PR) destacó la conformación de los organismos internacionales, los que están –en su mayoría- integrados por hombres, e indicó que: “Ustedes deben saber que todos los organismos internacionales están integrados por bancadas masculinas y no existe ninguna de nosotras que asista, o que tenga algún cargo de representación en alguno de los organismos internacionales/interparlamentario, solamente a nivel de ONU Mujeres y de algunas actividades que tienen que ver con los temas de la mujer a nivel mundial”.

La Bancada Feminista “Julieta Kirkwood” presentó el proyecto de ley que modifica el reglamento de la Cámara de diputados para crear la Comisión permanente de Mujeres y Equidad de Género, la que necesita de 72 votos en sala para ser aprobada. A partir de marzo y con la conformación del próximo Congreso, serán 89 votos. Además, mediante un documento, las parlamentarias se comprometen a trabajar por la fiscalización de la correcta implementación de todas aquellas leyes que digan relación con los derechos de las mujeres, niñas y adolescentes. Junto a ello, el documento establece un listado de alrededor de 35 proyectos de ley presentados en esta materia, que aún no avanzan en las distintas comisiones en las que están siendo tramitadas.

Julieta Kirkwood y los saberes feministas (1937-1985)

“El feminismo se hizo palabra y sentido común”.
(Julieta Kirkwood. Ser política en Chile: las feministas y los partidos).

Julieta Kirkwood, socióloga y cientista política, es considerada precursora y fundadora de los movimientos feministas de los años ’80 y de los estudios de género en Chile. Autora de una vasta e influyente producción intelectual, no solo proporcionó el sustrato teórico sobre el cual se rearticuló el discurso reivindicatorio contemporáneo, sino que también contribuyó a su puesta en práctica a través de diversas organizaciones sociales y políticas en las que participó en forma activa.

Nacida en 1937, Julieta Kirkwood pertenece a la primera generación de mujeres que gozó de acceso amplio a la educación secundaria. Estudió en la Universidad de Chile, donde vivió de cerca el surgimiento de movimientos estudiantiles y sociales fuertemente influidos por la Revolución de Mayo de 1968 en Francia, como fueron la Unidad Popular y la Revolución en Libertad. Aun cuando su pensamiento se inspiró en el ideario revolucionario, fue en medio del contexto político y cultural dado por la dictadura militar que su propuesta teórica sobre la condición social de la mujer cristalizó. Enunciadas desde el ambiente de violencia, represión y censura generado por el golpe de Estado, sus ideas tuvieron siempre como norte la práctica democrática, que consideraba irrealizable sin la participación de la mujer en la sociedad: “No hay democracia sin feminismo”, afirmaba.

Las organizaciones feministas de la primera mitad del siglo XX nacidas de la lucha por el sufragismo decayeron a medida que subordinaron sus intereses a los programas de los partidos políticos; algo similar sucedió con la participación de la mujer en los ámbitos laborales. La constatación de esta crisis motivó a Julieta Kirkwood a refundar el Movimiento Feminista, hito que marca el advenimiento de un segundo feminismo histórico en Chile, erigido esta vez sobre la base de un discurso académico. En este sentido, la tarea de Kirkwood fue aunar las líneas de resistencia política y feminismo a través de la recuperación histórica de las mujeres y la investigación sobre la participación femenina en la política; por esto, se habla de la dimensión genealógica de su trabajo teórico-crítico.

En 1972 se integró a la FLACSO, donde inició su trabajo intelectual junto a Enzo Faletto. En los años ochenta su propuesta teórica se sistematizó en tres textos: Ser política en Chile: las feministas y los partidosTejiendo rebeldías y Feminarios. Sus ideas sobre los nudos y los lugares de enunciación de los saberes feministas cimentaron las prácticas contestatarias a través de un hacer político feminista que lo interrogaba todo: jerarquías e ideologías políticas y religiosas, paradigmas y roles de género, conductas públicas y privadas.

Fiel a la convicción de que el feminismo cobra vida en la práctica, Julieta Kirkwood fue parte del Círculo de Estudios de la Mujer -que posteriormente se convirtió en La Morada y en el Centro de Estudios de la Mujer (CEM) – y participó activamente en movimientos sociales feministas como el MEMCh 83 y el Departamento Femenino de la Coordinadora Nacional Sindical. En 1983 se gestó, a instancias suyas, el Movimiento Feminista de oposición a la dictadura, bajo el lema “Democracia en el país y en la casa”. Además, divulgó su pensamiento escribiendo periódicamente en la revista Furia y el Boletín del Círculo de Estudios de la Mujer. Por otra parte, contribuyó a la reflexión en el plano de la educación, denunciando el autoritarismo y la falta de neutralidad tanto en la enseñanza como en el acceso al conocimiento científico.

Memoriachilena.cl