Carta abierta al Gobierno de Chile por crisis migratoria en Europa

62 (1)La Juventud Socialista de Chile expresa su preocupación y dolor por la crisis migratoria que hoy afecta a  las miles de familias que durante este año han intentado llegar a Europa escapando de la guerra, la violencia y la pobreza en diferentes regiones del norte de África y Oriente Medio. La coyuntura en las últimas semanas da cuenta de la gravedad y profundidad de un problema histórico que no se soluciona cerrando las fronteras ni prohibiendo el paso a las personas que buscan un futuro mejor, sino que nos llama a reflexionar sobre la gravedad del asunto.

Solo la última semana, 23 mil inmigrantes han llegado a Grecia, buscando paso hacia las economías más desarrolladas de Europa, más de 350 mil peticiones de asilo se han generado en ese continente en lo que va del 2015, y unos 1000 refugiados diarios continúan llegando a las costas del mediterráneo en el sur de Europa, en barcazas de contrabando de personas. Mientras que en todo el mundo, más de 60 millones de refugiados han sido desplazados por la fuerza desde sus países de origen, de acuerdo a cifras de Naciones Unidas.

El refugio por parte de los países desarrollados, especialmente en Europa, a los inmigrantes que escapan de la cara más cruel de la conducta humana en países como Turquía, Siria, Afganistán o el Sahara Occidental, entre otros, no es solo un asunto de solidaridad, sino de justicia y responsabilidad histórica con pueblos que en el pasado sufrieron el colonialismo y ocupación de las grandes potencias europeas. La reunión de emergencia que sostendrá la Unión Europea el 14 de septiembre no puede tener como resultado el cierre de fronteras, sino por el contrario el aseguramiento de los derechos esenciales y del derecho de asilo a los hombres, mujeres y niños que no solo buscan paz y seguridad, sino que también contribuir al desarrollo de los países a los que llegan.

Desde la Juventud Socialista de Chile reivindicamos el derecho a la libertad de movimiento, de refugio y asilo cuando la guerra, las dictaduras o la pobreza obligan a las personas a abandonar su tierra de origen, así se dio en Chile en 1939 cuando nuestro país recibió a más de dos mil españoles refugiados de la guerra civil en el barco Winnipeg , y así también fue como miles de compatriotas chilenos encontraron en países de Europa y América Latina el asilo requerido para escapar de la dictadura militar de Augusto Pinochet Ugarte.

Por esto, es que hacemos un llamado al gobierno de Chile, al Ministerio de Relaciones Exteriores y a las autoridades migratorias a hacer un gesto de solidaridad internacional, abriéndose a recibir migrantes de las zonas hoy convulsionadas, así como en el pasado se ha hecho con grupos de inmigrantes de otros países que buscan refugio, como la importante comunidad palestina que hoy son parte importante de la construcción del Chile más justo e igualitario que buscamos.

Finalmente, hacemos un llamado al Ejecutivo, y a todos los actores políticos a construir una institucionalidad y política migratoria acorde al desarrollo de nuestro país, y de la cual carecemos. Transformando de esta manera a Chile en un país que acoja, integre y garantice derechos a todos aquellos que deseen buscar en nuestro país un lugar para desarrollar su vida, sin importar su lugar de origen.

Juventud Socialista de Chile

¡Resueltos a vencer!